Todo existe por algún motivo.

En la naturaleza y en la creación todo tiene un motivo que justifique su existencia. Desde el  microorganismo más diminuto al ser viviente más voluminoso tienen una razón de ser. Los minerales y los vegetales también están por algo en la tierra, todo tiene una justificación.  Todo sucede por algo sostienen los que pretenden filosofar sobre hechos inevitables que acontecen. Otras afirmaciones similares son las que dan los expertos en comercialización cuando sostienen que los productos que se venden es porque hay un cliente que los reclama. Ningún fabricante se pone a fabricar algo si no tiene la certeza que va a poder vender su elaboración. Ni ningún profesional va a estudiar una carrera que no va a poder ejercer. Esta lógica es elemental en las primeras páginas de los libros de marketing o comercialización.

Los que ofrecen un producto o servicio es porque hay clientes que  lo necesitan o reclaman. Hay médicos y medicamentos por la sencilla razón de que la gente se enferma o se lastima, hay mecánicos porque los automóviles necesitan ser reparados, hay peluqueros porque nuestro cabello necesita ser acicalado cortado o peinado, y así podemos hacer una interminable lista se productos y servicios que existen unos por la necesidad de otro que los requiere.

En el campo de los acompañamientos especiales sexuales sucede algo similar como con los de cualquier otro servicio de prestación. Las escorts femeninas, los transexuales o travestis, los chaperos y los gigolós son parte de las ofertas del mercado sexual  porque hay clientes que los reclama. Algo similar sucede con las casas de relax y con las agencias de escorts que ofrecen sus servicios de organización con nivel empresarial. Las agencias de acompañamiento especial tienen en las páginas de internet al principal elemento publicitario, que con su efectividad agiliza todas las consultas de los clientes facilitando la elección del prestador.

Continue reading

Vivir en libertad.

Toda persona tiene el derecho a vivir en libertad en todos los aspectos, tiene derechos democráticos para elegir libremente sus gobernantes, elegir libremente que comida ingerir, que bebida tomar, donde vacacionar, que automóvil comprar y así muchas otras opciones más. Día a día, hora a hora minuto a minuto elegidos y optamos entre una cosa u otra o entre un  servicio y otro. Vivir en libertad es poder elegir sin condicionamientos ni trabas de ningún tipo. De la misma forma sucede son la sexualidad, vivir en libertad en poder elegir nuestra sexualidad por más que la naturaleza no diera determinada condición. La sexualidad es plena cuando la mente e cuerpo están en sintonía, en caso contrario podemos readaptar nuestra sexualidad de acuerdo a lo que nuestra mente nos indique. Podemos ser hombres y sentir deseos sexuales hacia otros hombres, o ser mujeres y sentir pasión por otras mujeres o también tener bisexualidad latente.

Vivir en libertad nuestras sexualidad en la libertad absoluta, ya son muy pocos los lugares del planeta donde se condena y persigue al que es como los demás o siente diferente.  Mujeres y hombres tiene el derecho a sentir y vivir como sienten, sin que ninguno por decisión política, cultural o religiosa se los impida.

Los hombres que antes ocultaban sus inclinaciones sexuales hacia los chaperos, ahora viven con libertad su sexualidad y la hacen conocer. Este dicho de “Salir del Placard” es una forma de expresar que se sale del encierro que la sociedad lo sometió por años. Hay cantantes famosos, deportistas, artista y políticos que declaran su sexualidad sin temores y exigen el reconocimiento y el respeto a su forma de sentir.

Continue reading