Todo existe por algún motivo.

En la naturaleza y en la creación todo tiene un motivo que justifique su existencia. Desde el  microorganismo más diminuto al ser viviente más voluminoso tienen una razón de ser. Los minerales y los vegetales también están por algo en la tierra, todo tiene una justificación.  Todo sucede por algo sostienen los que pretenden filosofar sobre hechos inevitables que acontecen. Otras afirmaciones similares son las que dan los expertos en comercialización cuando sostienen que los productos que se venden es porque hay un cliente que los reclama. Ningún fabricante se pone a fabricar algo si no tiene la certeza que va a poder vender su elaboración. Ni ningún profesional va a estudiar una carrera que no va a poder ejercer. Esta lógica es elemental en las primeras páginas de los libros de marketing o comercialización.

Los que ofrecen un producto o servicio es porque hay clientes que  lo necesitan o reclaman. Hay médicos y medicamentos por la sencilla razón de que la gente se enferma o se lastima, hay mecánicos porque los automóviles necesitan ser reparados, hay peluqueros porque nuestro cabello necesita ser acicalado cortado o peinado, y así podemos hacer una interminable lista se productos y servicios que existen unos por la necesidad de otro que los requiere.

En el campo de los acompañamientos especiales sexuales sucede algo similar como con los de cualquier otro servicio de prestación. Las escorts femeninas, los transexuales o travestis, los chaperos y los gigolós son parte de las ofertas del mercado sexual  porque hay clientes que los reclama. Algo similar sucede con las casas de relax y con las agencias de escorts que ofrecen sus servicios de organización con nivel empresarial. Las agencias de acompañamiento especial tienen en las páginas de internet al principal elemento publicitario, que con su efectividad agiliza todas las consultas de los clientes facilitando la elección del prestador.

Los chaperos existen porque hay un mercado que los requiere; Los chaperos de Valencia cumplen a la perfección con las expectativas generadas en sus clientes y garantizan poder cumplir con todas sus fantasías. Los clientes hombres de los chaperos son los generadores principales de esta especialidad, ellos con sus preferencias hacen que cada vez sean más las ofertas de estos profesionales del sexo pago.

El motivo de la existencia de los chaperos está plenamente justificadas por la cantidad de clientes que solicitan de sus servicios; Estos se perfeccionan cada vez más  para brindar un mejor y más eficiente servicio a sus clientes, haya casos de chaperos que se preocupan por dominar otro idioma –además del castellano-  para poder atender  turistas internacionales.

Los chaperos de Valencia existen y están presentes en todo momento porque el cliente que solicita de sus servicios así lo pide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>